Ingeniería, Instalación y Desarrollo Solar

Los nuevos proyectos fotovoltaicos podrán continuar en España con el apoyo de los fondos de inversión

25-Mar 2020
El sector fotovoltaico en España quiere mantener el ritmo pese a los envites del coronavirus. Según José Donoso, director general de UNEF, «China ya está normalizando su producción y pese a que tienen un retraso en la entrega de pedidos de tres meses, se prevé que pronto se estabilice el proceso», señala, «pero lo más importante es que los fondos de inversión sigan apostando por el sector en España, porque si lo hacen, no habrá una repercusión reseñable».
Aún así reconoce que va a haber retrasos en la construcción de los nuevos parques fotovoltaicos. La pandemia provocó inicialmente un parón en la fabricación de los paneles solares en China, pero ahora le toca el turno al resto de la cadena de valor en España. «Entre otras razones porque los organismos públicos están siendo más lentos para la tramitación administrativa de los permisos y otros procedimientos, y también porque si hay algún caso de algún trabajador con coronavirus en una obra, se paraliza todo», añade.
 
La fotovoltaica pide ser una actividad estrategia si se toman medidas más estrictas por el coronavirus
 
Pero no solo. Si aún no ha habido ningún contagio, el problema es que tampoco se puede ir al mismo ritmo que antes, es complicado llevar a cabo la actividad porque «por ejemplo, no hay hoteles ni restaurantes abiertos, y muchos operarios están desplazados de sus localidades, al ser trabajadores muy especializados, además de la complicación del transporte, que con las nuevas medidas de seguridad prohiben viajar a una cuadrilla en un mismo vehículo, con lo que pueden viajar menos ocupantes o tienen que utilizar varias furgonetas».
 
Hace apenas tres semanas se conocía la concesión de puntos de acceso y conexión para 78 GW y otros 21 GW que estaban en lista de espera. En los últimos días la ciudad de Madrid y asociaciones de aparejadores y arquitectos han solicitado al Gobierno la paralización del sector de la construcción ante el riesgo de la propagación masiva del coronavirus Covid-19. En el caso de que se llevase adelante, ¿esto incluiría al sector fotovoltaico?
 
 «Este tipo de infraestructuras se considera obra pública, así que habría que leer la letra pequeña en el caso de que se paralizara la construcción por ley, mientras tanto, nuestro sector continúa trabajando para sustituir las tecnologías contaminantes, cumplir con los objetivos climáticos y reducir las importaciones de petróleo a nuestro país».
 
Un incentivo fiscal temporal para el autoconsumo
 
Y mientras los grandes parques solares siguen hacia delante, el sector del autoconsumo sufre el peor varapalo como consecuencia de la crisis sanitaria en España. «Es el más afectado porque la nueva situación económica y financiera que ha provocado el coronavirus ha paralizado todos los proyectos», concluye Donoso, «las pymes y las empresas interesadas en proyectos de autoconsumo no estarán en condiciones de apostar por este tipo de inversiones, por lo que habría que plantearse algún tipo de incentivo fiscal temporal para impulsar un sector que estaba floreciendo en estos meses de atrás».
 
El autoconsumo ha podido presumir de ser uno de los pocos con una tasa de paro prácticamente nula, que ha generado nuevos empleos. De hecho, según las últimas proyecciones de empleo del estudio Employment Projections, se estima que la demanda de instaladores fotovoltaicos podría aumentar un 63% en los próximos diez año.
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto